Auryn. El «equipo A» arrasa en Barcelona